Muchos medicamentos que usan los adultos mayores elevan el riesgo de caídas. Especialmente los fármacos psicoactivos

NUEVA YORK (Reuters Health) – Un estudio advierte que más de la mitad de los 20 medicamentos más recetados a los adultos mayores elevan el riesgo de tener una caída.

Los analgésicos y los antidepresivos son los fármacos que más están asociados con esa posibilidad, según revela la investigación con 64.000 suecos mayores de 65 años. Las lesiones graves eran significativamente más comunes con el uso de 11 de los 20 medicamentos estudiados.

“Los fármacos que afectan el sistema nervioso central, los hipnóticos, los sedantes, los analgésicos y los antidepresivos” son los más preocupantes, según comentó la autora principal, Jette Moller, del Instituto Carolino de Estocolmo.

Con su equipo estudió las caídas en los usuarios de alguno de los 20 productos más recetados a los adultos mayores de Suecia y de los que en varios casos se conocía el riesgo que provocaban. Los autores analizaron los datos de casi siete millones de suecos mayores de 65 e identificaron 64.399 casos con lesiones por caídas con internación.

 

Source: es.reuters.com

Los hombres y las mujeres que utilizaban analgésicos opioides y los hombres que tomaban antidepresivos eran dos veces más propensos a tener una lesión por una caída que los que no usaban esos fármacos. En las usuarias de antidepresivos, la posibilidad crecía un 75 por ciento.

Los medicamentos para tratar las úlceras y el ERGE, el calcio, la vitamina B12 y algunos analgésicos no opioides también estaban asociados con entre un 15 y un 75 por ciento más riesgo de sufrir lesiones por una caída.

Los estrógenos y ciertos medicamentos para el corazón no estaban asociados con las lesiones por caídas. "Ninguno de los fármacos para el sistema cardiovascular tenía ese efecto", dijo Moller. De hecho, tuvieron un efecto levemente protector. La única excepción fueron los diuréticos en altas dosis, según publica el equipo en European Journal of Public Health.

El estudio no prueba que los medicamentos provocaran caídas en todos los casos. Sobre los fármacos que nunca habían estado asociados las lesiones por caídas, como los anticoagulantes, los productos para las úlceras pépticas y la vitamina B12, los autores consideran que la causa estaría en la enfermedad que se intenta tratar.

Diferenciar entre las caídas que produce una enfermedad y las que se deben al uso de un fármaco no es fácil, según explicó el doctor Johan Fastbom, profesor del Centro de Investigación del Envejecimiento del Instituto Carolino y que no participó del estudio.

Por eso, recomienda "prestarle atención a otros síntomas que producen los fármacos", como el vértigo, los mareos, la somnolencia, las alteraciones psicomotrices, la debilidad muscular o el deterioro cognitivo.

Agregó que si un adulto mayor que está tomando esos medicamentos "tiene uno o varios de esos síntomas (graves), hay que evaluar si el riesgo supera el beneficio".

FUENTE: bit.ly/1AbFq0O

See on Scoop.itCognición, Emoción y Salud

Myolastan (relajante muscular), en el punto de mira de la UE por sus efectos adversos graves detectados en Francia

See on Scoop.itCognición, Emoción y Salud

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) ha puesto en su punto de mira a todos los fármacos que contienen tetrazepam y cuyo nombre comercial más conocido es Myolastan, vendido por el grupo farmacéutico Sanofi,  con sede central en París, y cuyo principal uso es como relajante muscular. De hecho, el origen de la investigación que ha iniciado la EMA está en una solicitud de la Agencia Francesa del Medicamento (ANSM) tras haber detectado una serie de «graves reacciones en la piel» derivadas del uso de este fármaco.

Aunque este producto se comercializa desde 1967, esta revisión se lleva a cabo después de que las autoridades francesas hayan observado nuevos datos que apuntan a una mayor frecuencia de reacciones adversas cutáneas graves con este fármaco en comparación con otros medicamentos de la familia de las benzodiazepinas, que actúan sobre el sistema nervioso central, especialmente en pacientes con problemas musculoesqueléticos. En concreto se refiera a casos de síndrome de Stevens Johnson –una forma grave de eritema–, necrosis tóxica epidérmica –pérdida severa de la epidermis– y otras reacciones cutáneas severas. Atendiendo al caso francés, en los últimos 40 años se han detectado unos 1.600 casos de reacciones adversas a este producto, e incluso once muertes. De ellas, 648 notificaciones corresponden a casos graves y 805 fueron problemas de carácter cutáneo. No en vano, tres millones de pacientes franceses consumen cada año este medicamento.

 

Por el contrario, según ha podido LA RAZÓN, la existencia de reacciones adversas graves en España en las últimas tres décadas es muy inferior a las sucedidas en Francia según datos del Sistema de Vigilancia Farmacológica. En concreto, desde 1982 se han producido en nuestro país 80 reacciones adversas graves relacionadas con el consumo de Myolastan, de las que sólo 20 eran de origen cutáneo. Además, no se registró ningún fallecido por este motivo en todo este periodo. Con todo, un análisis preliminar de la EMA apunta a que la exposición a este medicamento es «especialmente elevada en España, seguida a menor nivel de Francia y Alemania».

Antonio Cano-Vindel‘s insight:

A pesar de la investigación solicitada por la agencia francesa, el Ministerio de Sanidad español ha descartado retirar de las farmacias este medicamento, ya que se trata de un procedimiento relativamente «rutinario» que no tiene por qué terminar con una valoración negativa. A pesar de que es cierto que este fármaco puede tener determinados efectos secundarios, éstos «ya están descritos en la ficha técnica» –el prospecto–, según recordó la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) en una nota informativa.

 

Para este organismo, dependiente del departamento que dirige Ana Mato, «el inicio del procedimiento no prejuzga el resultado final del mismo, ya que los datos aportados por las autoridades francesas deben ser estudiados por el Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia en el contexto de otros datos y consideraciones que se puedan aportar durante el procedimiento de arbitraje. Por este motivo, la AEMPS no considera que sea necesaria ninguna acción o medida adicional en este momento y hasta que concluya el arbitraje, que finalizará el próximo mes de abril, cuando informará a los pacientes y a los profesionales del resultado del balance beneficio-riesgo de este medicamento y, en su caso, de las acciones llevadas a cabo.

See on www.larazon.es